Una colección de historias, anécdotas, reflexiones y chorradas varias sin más objetivo que entretener

miércoles, 13 de septiembre de 2017

La culpa de todo la tiene IKEA...Y el no hacer nada de Rajoy

Sí, sí, IKEA. La culpa del "procés" la tiene la empresa sueca. Si no fuera por aquel absurdo anuncio de la "República Independiente de tu casa", ahora mismo no pasaría lo que pasa en Cataluña, los catalanes seguirían igual de felices (o infelices) que el resto de los españoles y Rajoy...Bueno, Rajoy seguiría sin hacer nada, básicamente porque su mantra para todo (política, familia, amistades, etc.) es el siguiente: no hacer nada es el nuevo hacer cosas.

Los españoles, y los catalanes más en concreto, deberían pedirle daños y perjuicios a IKEA por meterles en la cabeza la absurda idea de que si pones un felpudo nuevo en casa de repente eres independiente pero con todas las prebendas que tenías antes. Los responsables de la hoja de ruta secesionista han demostrado ser irresponsables con todo lo que han puesto en marcha, principalmente porque pese a tener una exigua mayoría de escaños en el parlamento catalán, representan a menos de la mitad de los votantes catalanes en las últimas elecciones, lo que supone que una minoría ha tomado una decisión que afecta a todos los catalanes. ¿Alguien se imagina haciendo una derrama en una comunidad de vecinos en la que paguen todos pero lo decidan 4 y 6 estén en contra?

Por otro lado, los responsables del "procés" también han dejado claro que son o tontos o mentirosos, porque decirle a la ciudadanía que van a vivir mejor como nación segregada de España es, al menos a corto y medio plazo, sencillamente imposible. Cataluña saldría de la Unión Europea (con todo el perjuicio no sólo económico que eso conlleva: aranceles, fronteras, cambio de moneda...), tendría una deuda más que considerable con el resto de España, no dispondría de dinero para temas como las pensiones, la educación o la sanidad, las empresas de nivel nacional (y también puede que internacional) en muchos casos cerrarían sus sedes allí y las trasladarían a otro lado, con lo que el paro se dispararía, y estos sólo son algunos ejemplos. Cualquiera que les diga lo contrario simplemente les miente o es tan fanático que no es capaz de ver más allá de su propia nariz, ya que si se escindieran de España sería con todas las consecuencias y éstas serían peores que cualquier cosa positiva que la independencia pudiera tener. Porque además todo esto viene por la huida hacia delante de los corruptos de Convergencia Democrática de Cataluña (Unió, con el siempre ponderado Durán i Lleida, se bajó del carro y terminó por desaparecer) cuando saltó el caso Pujol y el famoso 3%. Esos ladrones son los mismos trileros que ahora quieren hacer a Cataluña independiente.

Respeto al que no se siente español y sólo se siente catalán, no entro a valorar sentimientos porque igual que yo siento una cosa habrá gente que sienta la contraria, pero de veras creo que hay mucha gente que no tiene problemas en ser española pero siente que por ser catalán es tratado peor por el Estado, y esa es la razón por la que quiere la independencia. A esa gente es a la que habría que contarle la verdad. El independentista de corazón, el fanático al que no le importa que sus hijos (y probablemente sus nietos) vivan peor pero en una Cataluña independiente, ese no atiende a razones ni ahora ni nunca, y en muchos casos no está dispuesto ni siquiera a dialogar. Sin embargo el resto sí, y por eso creo que el Estado tendría que montar un proceso de diálogo con todas las partes, en el que se vean todos los puntos de vista y se explique todo como es. Y, si después de ese proceso de diálogo, se decide que haya un referéndum, pues perfecto. Yo soy madrileño y no estaría en contra para nada, principalmente porque sería algo profundamente democrático. Pero una votación como la que Puigdemont y Junqueras están montando para el 1 de octubre...Si eso es democracia, apaga y vámonos.

A veces, pero en pocas ocasiones, no tomar ninguna decisión puede resultar positivo. Sin embargo, que eso salga bien una vez no lo convierte en táctica para todo. Dejando a un lado el tema de la corrupción (que ya es dejar de lado), el gobierno de Mariano Rajoy y el PP en general sólo se movilizan para cosas tan importantes como la vestimenta de los Reyes Magos en la cabalgata, protestar por el cambio de nombre de insignes fascistas en las calles del país o por unos titiriteros con desgraciado sentido del humor. Pero con esto de Cataluña no han hecho nada y han metido la pata hasta el fondo. Bastaba con un gesto de buena voluntad, como sentarse y dialogar (¿no es ese el principio de la política?). Los españoles no catalanes estamos verdaderamente flipando con la situación...¿Cómo es que estos tipos no hacen nada? ¿Cómo puede ser que simplemente dejen a Puigdemont y los suyos correr en esa absurda huida hacia delante? No se trata de que cumplan las reglas, es que para ellos esas reglas ya no valen, y precisamente por eso hay que hacer algo. Y no hablo de sacar a los tanques o mandar al ejército, porque esa absurdez es precisamente lo que quieren los independentistas que ocurra (imagen de Estado opresor, algo completamente falaz). Señor Rajoy, no hacer nada no es el nuevo hacer cosas como pretende, porque en casos como éste sólo traen consecuencias trágicas para todos.


lunes, 4 de septiembre de 2017

Libros Leídos Agosto 2017

Es curioso, al menos para mí, pero en verano me pasa justo lo contrario que a la mayoría de la gente: leo mucho menos. Y es que en vacaciones o de viaje no voy en metro, que es el lugar en el que más leo con diferencia. Probablemente el 80% de lo que leo es en los trayectos de mi casa a Mordor y viceversa. Por eso en agosto mi cifra de libros leídos suele ser paupérrima. En este caso han sido cinco (tres en español, uno en inglés y otro en italiano), de los cuales dos fueron cómics, una novela, un libro de relatos y un memoir futbolístico. Siguiendo con la numeración de libros leídos durante el año, tenemos:

38. "El Día de la Independencia" de Richard Ford. 568 páginas (e-book).

Muchos consideran que Richard Ford es un gran novelista, un fantástico escritor de ficción. Quizás tengan razón. Para mí Ford, premio Príncipe o Princesa de Asturias de las Letras y más que probable candidato al Nobel de Literatura, es uno de los mejores, si no el mejor, cronistas de la realidad cotidiana que hay en el mundo. En sus novelas y relatos despliega historias que parecen sacadas de la gente que nos cruzamos cada día o bien de nosotros mismos. Su capacidad para conectar con el individuo medio es tan increíble como sencilla. En este libro, el segundo de la serie con Frank Bascombe de protagonista, explora la relación entre padres e hijos, la difícil situación de las personas tras un divorcio o incluso la manera de afrontar el trabajo. El resultado es una gran novela, quizás excesivamente alargada, pero que deja un gran poso y provoca la reflexión del lector.


39. "American Vampire. Vol.3" de Scott Snyder, Stephen King y Rafael Alburquerque. 288 páginas (tablet).

Nueva entrega de las peripecias de Skinner Sweet y la saga American Vampire, en esta ocasión con el trasfondo de la II Guerra Mundial, concretamente en la batalla del Pacífico. Como en ocasiones anteriores, trama fluida y muy entretenida.


40. "La Guerra Civil Española" de Paul Preston y José Pablo García. 240 páginas.

¿Qué mejor idea que convertir en cómic uno de los episodios más tristes y farragosos de nuestra historia? De esta manera se consigue amenizar y hacer digerible lo más vergonzoso y lamentable que un país puede sufrir: una guerra civil. Basado en el trabajo de Paul Preston, el autor hace un repaso fundamental de lo acaecido en la Guerra Civil española. El resultado es sencillamente magnífico, una obra que debería usarse en los colegios para que los niños de ahora y los del futuro conocieran el hecho histórico que nos sigue marcando hoy día. Imprescindible.


41. "Saliendo de la calle Oscura" de Sergio Cortina. 154 páginas.

La colección Hooligans Ilustrados de la editorial Libros del KO es imprescindible para los amantes del fútbol a los que les gusta leer. En ella, como en todas las colecciones, hay libros buenos, malos y regulares. Éste, en el que el autor hace un compendio de sus vivencias como aficionado del Oviedo en sus años más complicados, es de los buenos. Una cosa hay que reconocer, si además eres de la quinta de los autores o cercano, los libros te llegan mucho más. 


42. "Buio d'amore" de Marco Vichi. 187 páginas.

En este libro, Marco Vichi nos muestra las dobleces de las relaciones de amor en forma de diferentes relatos. El resultado es un conjunto entretenido, con algún altibajo en la calidad pero que se deja leer con facilidad. 

martes, 22 de agosto de 2017

Libros Leídos Julio 2017

Julio acabó hace ni sé pero las vacaciones es lo que tienen, que te lías y te lías y no encuentras el momento de hacer determinadas cosas. Las lecturas del mes pasado fueron cinco (tres en español, una en inglés y otra en italiano), de las cuales tres fueron novelas, un libro de relatos y un cómic. Siguiendo con

33. "Donde los escorpiones" de Lorenzo Silva. 350 páginas (e-book).

La última entrega de las aventuras de Bevilacqua y Chamorro no defrauda. Lorenzo Silva hace bien en continuar con la serie porque le permite mantener solidez en su carrera literaria. Fuera de esta saga, Silva tiene obras muy buenas y también muy mediocres, por lo que es fabuloso para él disponer de un "hogar" literario seguro. En este caso, el bueno de Vila y su troupé se van a investigar un asesinato nada más y nada menos que a Herat, a la sede de las dependencias militares españolas en Afganistán. La historia es entretenida, bien documentada y bien construida, lo que la convierte en doblemente interesante. Por un lado contentas a los aficionados a estos personajes y por el otro te informas un poco de cómo es la vida en esos lares.


34. "American Vampire. Vol.2" de Scott Snyder, Stephen King y Rafael Alburquerque. 160 páginas (tablet).

El segundo volumen de las peripecias de Skinner Sweet mantiene el nivel de las primeras historias, con un original enfoque sobre las diferentes clases de vampiros. Es entretenido y engancha.


35. "Jack Fruscinate è uscito dal gruppo" de Enrico Brizzi. 182 páginas (e-book).

La primera novela de Enrico Brizzi, escrita cuando tenía 19 años, no deja de ser la típica historia de adolescentes que están al final de una época y a punto de afrontar una nueva. Por ello hay elementos clásicos que no suelen faltar en este tipo de historias: amores de chavales, hechos trágicos, alcohol y drogas, partidas... En eso resulta previsible. Sin embargo hay que destacar la capacidad del autor en expresarse con el habla de los chavales, de usar referencias cercanas y palabras en jerga, lo que hace más interesante la novela.

 
36. "Manual para mujeres de la limpieza" de Lucia Berlin. 429 páginas (e-book).

Uno lee los relatos de Lucia Berlin y, si no está previamente aleccionado, seguro que valora la frescura de su prosa y la cercanía de sus historias, pero probablemente dé por hecho que la autora es muy imaginativa y, sin embargo, hay mucho de realidad en ellas. A través de sus álter ego, Berlin nos cuenta sus sucesivos matrimonios y embarazos, su alcoholismo, sus numerosos y peculiares trabajos, su infancia en Chile, el cáncer de su hermana, la relación con su familia...En resumen, nos cuenta su vida a través de sus relatos. Su manera de quitarle importancia a situaciones de una dureza extrema con un fino sentido del humor forma parte de su estilo, y facilita al lector la recepción de unos golpes al hígado en forma de historias llenas de pura crudeza. La de Berlin es la mirada de la América que no vemos, la que no sale en las películas o en las series, pero que es tan real o más que esas. Una mirada imprescindible.

 
37. "Noches de San Juan" de Clara Usón. 230 páginas (e-book).

La primera novela de Clara Usón, escritora a la que descubrí en la maravillosa "La hija del Este", es una historia de enredos, a modo de comedieta en la que se entrelazan los devenires de un grupo de personajes de lo más desgraciado, con el trasfondo de las fiestas de San Juan en Ciutadella. Los pobres diablos, sobre todo la pobre protagonista (Juani), ayudan a que se trate de una novela entretenida y a ratos divertida.