Una colección de historias, anécdotas, reflexiones y chorradas varias sin más objetivo que entretener

viernes, 9 de junio de 2017

Libros Leídos Mayo 2017

Mayo acabó ya hace más de una semana y con tanto fútbol me he retrasado en mi periódica revisión de lecturas mensuales. En total han sido sólo cuatro libros (dos en español, uno en inglés y otro en italiano), de los cuales tres fueron novelas y uno un cómic. Se nota cuando viajo por trabajo porque leo poquísimo, una pena. Siguiendo con la numeración de libros leídos durante el año, tenemos:

22. "Vivir de noche" de Dennis Lehane. 432 páginas (e-book).

Esta es la segunda entrega de la saga de la familia Coughlin creada por Dennis Lehane. El escritor de Boston nos cuenta aquí la historia de Joe, el hermano pequeño de Danny (el protagonista de la primera novela), que se adentra, durante la época de la prohibición del alcohol en EE.UU., en el oscuro mundo de la noche que gobierna el hampa con mano dura. La novela es entretenida y, a ratos, trepidante, con escenas bien descritas y diálogos con garbo. Sin embargo la historia resulta manida (es excesivamente arquetípica) y en conjunto resulta menor que su predecesora. Está bien, pero no es un novelón.


23. "Los Cinco y yo" de Antonio Orejudo. 256 páginas (e-book).

Antonio Orejudo es un escritor atípico, principalmente porque sus novelas no tienen aparentemente ningún nexo en común, más allá de un regusto a humor negro en alguna de sus partes. En lo que sí coinciden todos sus libros es en que son muy entretenidos y en que están francamente bien escritos. En esta novela, la última que ha publicado, juega con un recurso muy literario (la biografía de ficción) para hacer un repaso de su infancia y juventud, para enlazar éste con una supuesta historia de Los Cinco (aquellos personajes de las novelas de Enid Blyton) cuarenta años después. A mí me ha resultado mucho más atrayente la primera de las dos partes, quizás porque, como Orejudo, yo también fui alumno de la Fundación Hogar del Empleado (él de Monserrat y yo de Santa Cristina) o porque es fácil identificarse con su descripción de su infancia. La historia de Los Cinco tiene su gracia, indudablemente, pero esperaba más de lo que he leído. En general es una buena novela, pero no es de las mejores de este autor.


24. "Quaderni giapponesi. Un viaggio nell'impero dei segni" de Igort. 184 páginas.

En estos Cuadernos, el autor de cómic italiano Igort hace un viaje histórico y emocional a Japón. A través de los recuerdos de su época trabajando para Kodasha en los noventa, cuando conoce a genios como Tezuka o Taniguchi, aprovecha para darle al lector pinceladas de la cultura japonesa en general y del manga en particular. Se trata de un ejercicio entretenido e instructivo a partes iguales.


25. "Beautiful You" de Chuck Palahniuk. 240 páginas (e-book).

Sin duda la peor novela de Chuck Palahniuk que he leído. En esta ocasión ni siquiera la proverbial originalidad de las historias del autor de "El club de la lucha" salva los muebles. La trama carece de lógica y los personajes son inanes, pero lo peor, con mucho, es que aburre. Incluso en sus obras menos notables, el escritor americano es capaz de sacarle una sonrisa al lector y en esta ocasión no está ni cerca de conseguirlo. El batiburrillo de sexo de todo tipo que adorna este libro no hace nada más que añadir paja a una historia que hace aguas por todas partes y que al final hasta se vuelve previsible. Leyendo esto nadie podría asegurar que se trata del mismo tipo que escribió ese pedazo de obra maestra que es "Rant".




domingo, 4 de junio de 2017

La Champions del "Notario" Cristiano

Hace unos días hablaba por aquí de la importancia de Zidane en la consecución del título de Liga para el Madrid. En la Copa de Europa ganada ayer la responsabilidad no es menor, pero creo justo subrayar el impacto capital de Cristiano Ronaldo en la victoria europea. No se trata sólo de que sea el jugador icónico del Madrid desde que llegó, el máximo goleador de la historia merengue o el máximo goleador de la máxima competición continental (de la que ha vuelto a ser máximo goleador esta temporada). Se trata de que el luso ha metido 10 goles en los últimos cinco partidos de la competición, 5 al Bayern entre los dos partidos de Cuartos de Final, 3 al Atlético en Semifinales y ayer 2 en la final contra la temible defensa juventina. El efecto de Cristiano ha sido demoledor e histórico.


No hay que menospreciar el toque de Zidane en dos apartados claves para entender la importancia de Ronaldo en la última parte de la temporada: las rotaciones (este año hemos visto a Cristiano quedarse en casa más de una y más de dos veces en partidos de Liga, además de ser sustituido en otras ocasiones) y el movimiento táctico de ponerlo de delantero centro, de nueve puro. El portugués tiene 32 años cumplidos en febrero y, siendo francos, cada vez es más lento y no es capaz de desbordar como lo hacía años atrás. Sin embargo mantiene dos cosas que lo convierten en vital para cualquier equipo y más para el Madrid: olfato y pegada. Cristiano cada vez aparece menos en la elaboración de las jugadas, sólo si es cerca del área, pero cuando aparece es para dar un golpe encima de la mesa. Actúa como si fuera el notario del Madrid, donde todo el mundo hace el trabajo burocrático y el luso se limita a firmar (curioso porque en italiano firmar y marcar gol se dicen igual, "segnare").


Por otro lado también debemos hacer referencia en este análisis sobre la Champions al más artista de los jugadores del Madrid, el malagueño Isco, al que Zidane con buen criterio dio mando en plaza cuando el equipo blanco se jugaba los títulos. Isco se ha beneficiado de las lesiones de Bale, al que nadie en su sano juicio ha echado de menos esta temporada, asumiendo los galones de director de orquesta del equipo, con tres enormes escuderos en el centro del campo (el aseado Kroos, el milimétrico Modric y el siempre bien colocado Casemiro) y con Benzema de socio de paredes y el Notario para finiquitar, el resultado suele ser siempre el mismo: victoria madridista. Ayer en la segunda parte, cuando el Madrid arrolla a la Juventus, vimos lo importante que es dominar el centro del campo en el fútbol actual, con el Madrid mandando y los bianconeri a merced absoluta del dominio merengue. Fueron tres goles en la segunda mitad y pudieron ser más, porque el rodillo fue aplastante.


Ahora, a los aficionados del Madrid nos queda lo peor, ver cómo se van jugadores ilustres que quieren más protagonismo (James, Morata), jugadores que dieron lo que tenían que dar (Pepe y Coentrao) y otros (como Keylor) que sufrirán por los caprichos absurdos del cacique Florentino. Ojalá me equivoque, pero los movimientos del verano serán decisivos para ver cómo funciona el Madrid la temporada que viene. Si seguimos con la política de recuperar cedidos (Llorente del Alavés, Vallejo del Eintract), soltar lastre y rotar nos irá bien...Ahora que como Florentino caliente la chequera...Temblad.

miércoles, 24 de mayo de 2017

La Liga de Zidane

Cuando pensé en cómo titular este post sólo pensaba en una persona: Zinedine Zidane. No se me ocurrían frases con gancho, conclusiones que resumieran lo leído en cuatro o cinco palabras, sólo me venía a la cabeza que es Zizou el artífice de todo. Todavía algunos dirán que no sabe nada de ser entrenador, que tiene una plantilla brutal (que la tiene) con la que ganar es fácil, que tiene flor...El caso es que la Liga acabó el fin de semana pasado y si quiere personalizar un éxito colectivo tan grande sólo se puede pensar en el francés.


Los que minusvaloran a Zidane probablemente hicieran lo mismo con Del Bosque. Parece que si no pegas cuatro gritos a tus jugadores, montas el número en las ruedas de prensa o vas por ahí como si hubieras inventado la rueda eres mal entrenador. El caso es que el Madrid esta temporada, con Zidane a las riendas, ha jugado 4-3-3 con extremos, 4-4-2 en rombo, 4-4-2 con doble pivote, 3-5-2 con tres centrales, y algún 3-4-3 en circunstancias de necesidad de victoria o gol. Para no tener ni idea táctica no está mal, ¿verdad? Pues el caso es que nadie habla de la capacidad del preparador galo para usar diferentes variantes en sus alineaciones. También se decía que iba a alinear lo que dijera el presidente, y probablemente haya sido el entrenador del Madrid que más rotaciones ha hecho a lo largo de la temporada.Y no lo olvidemos, el año pasado cogió un equipo hundido por un entrenador incapaz de gestionar el talento, le recortó 12 puntos al Barça en Liga, ganó la Champions League, comenzó la temporada ganando la Supercopa de Europa, luego el Mundialito y la termina con la Liga y en la final de la Champions de nuevo. Para realizar una comparativa de las que duelen, Zidane en año y medio ha ganado más que Mourinho en tres campañas (Liga, Copa del Rey y Supercopa de España).


De las únicas pocas cosas positivas que provocan unanimidad en la opinión sobre Zizou es que es un buen gestor de grupo (como se decía de Del Bosque) porque entiende al jugador y tal, al haber sido él profesional...Memeces, lo hace bien no porque sea bonachón y afable, sino porque ha conseguido que en una plantilla de ventitantos jugadores, estén metidos en harina al menos veinte. El futbolista del Madrid que más partidos ha jugado ha sido Lucas Vázquez, creo que con eso está dicho todo. En el final de temporada, en el que el Madrid se ha mostrado intratable quitando el partido con el Barça (que sin Messi habría, al menos, empatado) se ha visto la mejor versión de Cristiano Ronaldo en los últimos dos años (apareciendo como un notario del gol), el mejor Isco de siempre (con Asensio como alumno aventajado), un Nacho omnipresente en la defensa (y hasta en el ataque), un Ramos imperial, Marcelo y Carvajal en su línea de ser los mejores laterales del mundo, y así podría seguir con los veinte que he dicho.


¿Y la tranquilidad? Esta campaña el Madrid no ha tenido ni media hora de pánico, algo que no se recuerda desde tiempo inmemorial. El peor rato del equipo fueron los primeros 20 minutos de la vuelta de semifinales en el Calderón, y ni siquiera entonces la eliminatoria peligró. Ni tras las derrotas contra el Sevilla o Barça, o después del accidente de Copa del Rey contra el Celta hubo miedo en el Madrid. Todo ha ido suavemente hasta ganar el campeonato. Ahora queda la final de la Champions, donde probablemente (Dios quiera que me equivoque) el Madrid se quede sin marcar por primera vez tras 64 partidos haciéndolo, y la Juventus salga campeona con un solitario gol de "Tripita" Higuaín o Dani Alves (porque el fútbol, amigos, es muy cabrón). Lo bueno es que, aunque nos pase eso, siempre nos quedará la Liga de Zidane.