Una colección de historias, anécdotas, reflexiones y chorradas varias sin más objetivo que entretener

sábado, 31 de diciembre de 2011

Adiós 2011...

Pues ya te queda nada para irte 2011, y la verdad es que no me da ninguna pena dejarte atrás, porque la verdad es que has sido un año de mierda, hablando en plata. Repasando las cosas que han sucedido durante tu reinado anual, me he dado cuenta de que las dos únicas cosas decentes han sido que me operé de la vista y el inicio de este blog. Sí, sé que ahora veo bien (era miope de cojones), que no tengo que usar ni gafas ni lentillas, pero no deja de ser una operación. Comenzar a escribir este blog ha sido una experiencia enriquecedora y que me ha ayudado a sobrellevar momentos difíciles, razón por la cual siempre estaré muy agradecido a lo que me ha aportado, pero los motivos que me llevaron a empezar a escribirlo (la chispa del comienzo) no fueron los mejores, no nos vamos a engañar...Y eso es lo mejor que me ha pasado en todo el tiempo que has estado por aquí. No voy a hablar de la cantidad de putadas personales que me han pasado este tiempo, de las cosas que creía que iban a pasar y no han pasado o de las que pensaba que iba a hacer y no he hecho, pero tú yo sabemos, odiado 2011, que aunque no cuente detalles, has sido un año de pena.

Si lo enfocáramos desde el punto de vista deportivo, no sólo eres un año entre Mundial (encima ganando el de 2010, un año mucho mejor que tú, desde luego), y Eurocopa y Olimpiadas (preveo/deseo un 2012 glorioso, no como has sido tú), que ya te hace triste, sino que hasta has conseguido joder la primera Copa del Rey del Madrid en casi 20 años, permitiendo que esos advenedizos blaugranas ganen Liga y Copa de Europa en la misma temporada.

Es cierto que he leído muchos libros (más que nunca), pero la verdad es que por todo lo anteriormente escrito, lo siento mucho, pero he de reconocer que me alegro mucho al decirte ADIÓS.

viernes, 30 de diciembre de 2011

"Chelsea Dagger" de The Fratellis y la cena del S.

Antes de pasar a comentar la canción de hoy, he de decir que si ha pasado una semana desde mi último post es exclusivamente porque estoy preparando uno gigante sobre los libros que me he leído durante 2011 (son tantos que es difícil escribir el post entero de una sentada) no porque haya dejado de lado el blog en las fiestas o porque me haya ido de vacaciones (lo primero ni pensarlo porque escribir aquí es de las mejores ideas que he tenido y lo segundo ojalá, jajaja).


Volviendo a la entrada de hoy, la canción que pongo a continuación (como siempre con un par de vídeos y la letra después) es "Chelsea Dagger" del grupo escocés The Fratellis, una banda de ese pop/rock moderno, que es alternativillo, pegadizo e innovador y que llega periódicamente de las islas británicas. Como dato curioso hay que destacar que el nombre del grupo viene del apellido de "los malos" de la peli "Los Goonies", de la que seguro hablaré algún día, porque es de mis favoritas de siempre. La canción pertenece al disco "Costello Music" (2006) y es probablemente la más famosa de esta banda. De hecho es una de esas canciones que terminan usándose para un montón de cosas: pelis, anuncios, sintonías de radio...Básicamente es porque se trata de una canción como de colegas cantando, en plan alegre y de fiesta, de esas que te ponen de buen humor cuando las escuchas. Hoy celebramos la cena navideña del equipo (que es como decir que es la cena de los amigos de siempre) y creo que es, sin duda, la canción más adecuada para remarcar esta celebración, que comenzará nada más y nada menos que un bingo...No digo más.

Espero que la disfrute todo el que la escuche, Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo para todo el mundo.





Well you must be a girl with shoes like that
She said you know me well
I seen you and little Steven and Johanna
Round the back of my hotel oh yeah

Someone said you was asking after me
But I know you best as a blagger
I said tell me your name is it sweet?
She said my boy it's dagger oh yeah

I was good she was hot
Stealin' everything she got
I was bold she was over the worst of it
Gave me gear thank you dear bring yer sister over here
Let her dance with me just for the hell of it

Well you must be a boy with bones like that
She said you got me wrong
I would've sold them to you
If I could've just have kept the last of my clothes on oh yeah

Call me up take me down
When you go I could be your regular belle
And I'll dance for little Steven and Johanna
Round the back of my hotel oh yeah

I was good she was hot
Stealin everything she got
I was bold she was over the worst of it
Gave me gear thank you dear bring yer sister over here
Let her dance with me just for the hell of it

Chelsea Chelsea I believe your dancing
Slowly sucking your sleeve
The boys get lonely after you leave
It's one for the Dagger and another for the one you believe!

Chelsea I believe your dancing
Slowly sucking your sleeve
The boys get lonely after you leave
It's one for the Dagger, another for the one you believe!

viernes, 23 de diciembre de 2011

“When did you start to read?”

El que viene a continuación es el cuento (una versión en inglés y ligeramente más extensa de uno que ya publiqué por aquí) que he presentado al concurso de relato breve de la EOI a la que asisto. El resultado ha sido infructuoso, pero aún así creo que merece ser publicado (qué coño, que este es mi blog y pongo lo que me da la gana, jejeje) así que ahí va:
 
"When you become a father, you are frightened expecting your children will harass you with tricky questions like where babies come from or what happens when you die. However there are also other questions that you find very pleasant to answer and make you feel great. That was what happened to me a couple of weeks ago, when I went to pick up my nine years old son from school and, on our way coming back home, he asked me when I had started to read. "When I read my grandpa Benito’s book", I answered him. 

I was about my son's age when, after a long illness, my grandfather died. It was then, during the awkward sharing out of belongings of the deceased, when my grandmother told me, putting a book in my hands: "I'm pretty sure that your grandfather would have wanted you to keep it". I was left almost speechless and the only thing I got to mumble while I looked at its cover was a quick and quiet "thank you". 

That night I could not sleep wondering how that likable old man who had not ever gone to school and could not write a complete sentence without spelling errors, had been able to write himself an entire book. And yet there it was, maybe worn and very old, but a book written by his own hands. 

Although I wasn't used to read anything but comics, I began to read that book because I had the feeling that I was indebted to my grandpa somehow. I devoured its pages, basically because it was a very fun and amazing story with characters impossible to forget. That was the first book I read and it was thereafter when I got hooked on reading, a hobby that I still have nowadays.

The funny thing is that it took me several years to realize that those fascinating adventures on a trip around the world had been written by Jules Verne."


martes, 20 de diciembre de 2011

"Toop Toop" de Cassius y la peli "Il divo"

La canción que pongo hoy es una de esas que hacen honor al nombre de esta sección por completo, ya que cumple precisamente con el proceso que conté en su momento por aquí. Resulta que me bajé una película italiana que se llama "Il divo", dirigida por Paolo Sorrentino, que trata sobre la figura, a través de la recreación de uno de los tres mandatos gubernamentales que tuvo durante el siglo XX, del inefable político de la democracia cristiana Giulio Andreotti. A mí, desde que empecé a estudiar italiano en la Escuela Oficial de Idiomas, me ha interesado conocer con más detalle la cultura, la manera de ser, la sociedad italiana en general, y por ello tenía interés en saber más del aparentemente venerable chepudo (sobre esto se llevan haciendo bromas en Italia desde los años 50) ancianito (tiene 92 años). Sin destripar nada de la película, sólo diré que es francamente buena, muy didáctica con respecto al personaje con el que tratan, que era un pájaro de cuidado, ya que, entre otras muchas cosas, se supone que estuvo detrás de una serie de hechos delictivos de primer nivel relacionados con la Mafia, y que la actuación de Toni Servillo como Andreotti es apoteósica. Vamos una peli de lo más recomendable (yo la vi en italiano, no sé qué tal será el doblaje pero en v.o. merece la pena que no veas).

Toni Servillo como "Il divo" Andreotti

Bueno, al lío, resulta que en la peli hay un monólogo de Andreotti que conduce a una serie de "sospechosas muertes en cadena" que forman el arranque de la misma hasta que aparece el título en pantalla, y es entonces cuando suena "Toop Toop" del duo de música house francés Cassius. Recuerdo perfectamente lo que me ocurrió con esa canción, pese a que la peli me estaba encantando, no me quitaba su ritmo de la cabeza, tanto que de hecho tras terminarla puse el mismo fragmento en el que salía dos o tres veces, luego busqué cómo se llamaba y se la pedí a mi burrito para tenerla. Normalmente ese tipo de música no me gusta pero la canción tiene algo que se te queda en la cabeza y que te persigue durante todo el día. Ahora es la canción con la que me despierto los fines de semana (voy cambiándolas cada cierto tiempo) con lo que es lógico que aparezca por aquí. Bueno, como siempre pongo un par de vídeos (el videoclip y el comienzo del que hablo) y la letra de la canción a continuación.




After all the words we sing
I got my eyes on my machine
You could just put online
So I got some piece of mine

I could keep up during night
I’m gonna search people fight
Hanging out on every
All I got is a machine
 
After all the words we sing
I got my eyes on my machine
You could just put online
So I got some piece of mine

After all the words we sing
I got my eyes on my machine
You could just put online
So I got some piece of mine

I could keep up during night
I’m gonna search people fight
Hanging out on every
All I got is a machine

After all the words we sing
I got my eyes on my machine
You could just put online
So I got some piece of mine
 
I could keep up during night
I’m gonna search people fight
Hanging out on every
All I got is a machine

viernes, 16 de diciembre de 2011

Y Casciari lo volvió a hacer

Pues sí amigos, como si no hubiera tenido suficiente con la creación de la genial revista literaria Orsai, el gran (no sólo en tamaño) Hernán Casciari y sus "secuaces" atacan de nuevo con una nueva y revolucionaria idea, que ataca directamente a la estructura del anquilosado mundo editorial.

Dentro del sorprendente "Movimiento Orsai" del que ya hablé por aquí en lo que respectaba a su revista y a la distribución de algunos libros, el amiguete Casciari le da una vuelta de tuerca más a la idea de eliminar a los intermediarios dentro del mundo editorial.

Yo no sé si todo el mundo lo sabe pero lo que saca un autor de cada libro que se vende se sitúa generalmente en un 8 % y un 12 % del precio de venta. Es lógico que las editoriales tengan gastos que haya que sufragar sí o sí, como la fabricación de los libros en sí, su almacenaje y su distribución, pero de ahí a que entre el beneficio de la editorial y esos gastos la suma se eleve al 90 % de cada libro le parece a Casciari (y a mí) un auténtico robo al autor de la obra.

Por ello, con la ayuda de la ya establecida red de adeptos a la revista Orsai, Casciari &Cía lanzan la Editorial Orsai con la que pretenden revertir esa situación. En la nueva editorial el autor se lleva el 50 % de cada libro vendido, lo que, en caso de funcionar, deja con el culo al aire a las grandes empresas editoriales. Para ello, Casciari ha calculado que necesita que haya 5.000 suscriptores anuales de las 6 revistas Orsai de 2012, con cuyo dinero podrá financiar la loca idea de la Editorial Orsai. Esos suscriptores además podrán participar en la elección de los libros que se publiquen en la editorial.

No sé qué pensará el que lea esto, pero a mí me parece increíble, sensacional y esperanzador, como todas las cosas que hace Casciari últimamente. De todas maneras, por si no me he explicado bien (cosa que creo firmemente) todo aquel que quiera puede pinchar en el enlace anterior de la Editorial, o bien disfrutar del vídeo que pongo a continuación.


Mi carnet de suscriptor

jueves, 15 de diciembre de 2011

"Take me out" de Franz Ferdinand

Me encanta esta canción. Ni más ni menos. No se trata de la letra, porque directamente no me he parado a escuchar detenidamente y meditar su significado, sino que se trata del ritmo y de la música. Es una melodía y pegadiza, con un estribillo que se te queda, y que si has escuchado en algún momento del día, tiempo después te sorprendes a ti mismo cantando o tarareando repetidamente. Hace poco la he tenido de tono en el móvil para la alarma, con lo que la he tenido rondando por mi cabeza todos los días durante varias ocasiones, así que era lógico que terminara en esta sección tarde o temprano.

No soy un megafan de la banda de pop-rock escocesa Franz Ferdinand, cuyo nombre hace honor al archiduque asesinado por Gavrilo Princip (acto que supuso el desencadenante de la I Guerra Mundial), pero tengo sus discos (bajados, claro está) y sus canciones en general no están mal. "Take me out" está fuera de esa clasificación, es simplemente sensacional, así que espero que el que pase por aquí la disfrute. Como siempre pongo vídeos y letra a continuación.





So if you're lonely
You know I'm here waiting for you
I'm just a cross-hair
I'm just a shot away from you
And if you leave here
You leave me broken
shattered, I lie
I'm just a cross-hair
I'm just a shot,then we can die
I know I won't be leaving here
With you

I say don't you know
You say you don't know
I say... take me out

I say you don't show
Don't move, time is slow
I say... take me out

I say you don't know
You say you don't know
I say... take me out

If I move, this could die
If eyes move this can die
I want you... to take me out

I know I won't be leaving here
(With you)
I know I won't be leaving here
(With you)
I know I won't be leaving here
(With you)
I know I won't be leaving here
With you

I say, don't you know
You say you don't know
I say... take me out

If I wait this could die
If I wane this could die
I want you to take me out

If I move, this could die
If eyes move this can die
Come on... Take me out

I know I won't be leaving here
(With you)
I know I won't be leaving here
(With you)
I know I won't be leaving here
(With you)
I know I won't be leaving here
With you

lunes, 12 de diciembre de 2011

¡Somos el primer equipo de Madrid!

Pues sí amigos, eso somos los del Estu, el primer equipo de la capital del Imperio, y no por haber ganado ayer el derbi al Real Madrid (ya vaticiné lo que podía pasar aquí), eso no es más que una anécdota muy muy agradable, sino porque ganemos o perdamos siempre (fuimos) somos (seremos) el primer equipo de Madrid. Lo somos por varias y geniales razones:

  • Porque tenemos la mejor afición del mundo, que ayer, comandados por la (D)emencia, llevó en volandas al equipo para culminar una remontada épica.
  • Porque aunque tengamos cuatro perras seguimos siendo fieles a una filosofía de baloncesto y de cantera que nos hace sentir orgullosos, tanto como para que ayer en la cancha hubiera 12 jugadores formados en las categorías inferiores del Estudiantes, 8 en el Estu (Carlos Jiménez, Jayson Granger, Rodrigo De la Fuente, Yannick Driessen, Daniel Clark, Jaime Fernández, Edu Martínez y Lucas "Bebé" Nogueira) y 4 en el Madrid (Sergio Rodríguez, Carlos Suárez, Felipe Reyes y Daniel Díez).
  • Porque tenemos un entrenador campeón del mundo de baloncesto en el banquillo, y eso es algo que ni los millones de nuestro vecino han podido comprar.
  • Porque cuando nadie da un duro por nosotros es cuando resurgimos ("derrota tras derrota hasta la victoria final") y nos creemos capaces de tumbar a cualquiera que se ponga por delante.
  • Porque ganamos sin que nos ayuden los árbitros (a veces, como ayer, incluso nos perjudican gravemente).
  • Porque el nuestro es un club, un equipo, una entidad de...BA-LON-CES-TO, nada más y nada menos.
  • Porque sí.
  • Porque hoy me sale azul.
 Así empieza uno la semana con una buena sonrisa.

Jayson Granger, el mejor en el derbi

P.D. Me dejo miles de razones en el tintero, las que he escrito sólo son la puntita del iceberg (y las que me han salido mientras escribía, jajaja).

domingo, 11 de diciembre de 2011

Mourinho y Cristiano, medianías de acero

Después de comprobar ayer por enésima vez que el Barça es mejor que el Madrid (Dios sabe lo difícil que es para mí escribir esta frase), lo único que me queda por decir es que los actuales símbolos mediáticos del madridismo (quitando al mejor portero del mundo, que bastante cabreo tiene que tener ya por soportar lo que soporta), los inefables Cristiano Ronaldo y José Mourinho, son unas auténticas medianías. He de decir que la frase se la he "robado" al personaje de Luisa Lanas de uno de mis cómics favoritos, los de Superlópez creados por Jan, en los que ella no hace más que sacudir con el bolso al bueno de Superlópez acusándole de ser una "supermedianía de acero" o simplemente "medianía de acero", burlándose de sus superpoderes y señalándole como un inútil cuando la situación es importante. Vamos, igualito que Cristiano y Mou.



En el partido de anoche se vio una vez más que por muchos goles que meta (yo creo que si Higuaín tirara tanto como él metería más goles), el amigo Cristiano cuando el rival es de enjundia se diluye como un azucarillo y, lo peor, es que sigue sin saber jugar al fútbol. Sí, así como suena, no sabe jugar al fútbol. Sabe hacer regatitos (inútiles en un porcentaje elevado de los casos), chuparse jugadas sin pasar el balón, tirar más del 80% de las faltas de su equipo (esta estadística la pusieron en la tele y me quedé soprendido...Pensaba que sería más elevada) y meter goles (eso sí, con lo que acapara por lo menos mete bastantes), pero no sabe jugar al fútbol como deporte colectivo. No sabe lo que es una pared (vamos, lo que ve todo el mundo de que si se la da a Özil éste se la devuelve en mejor posición), no sabe asociarse con el compañero (Kaká jugó 20 minutos y lo hizo 100 veces mejor) y en general no sabe pasar, además de que es un puto chupón. Si no fuera por su habilidad, su increíble capacidad atlética (una velocidad y una fuerza asombrosas) y su ambición, no estaría donde está. Pero jamás le llegará a Messi a la altura de los tobillos, básicamente porque el pequeñín del Barça es todo lo que es Cristiano y además sabe jugar.

Por otro lado tenemos a Mourinho, un tipo que maneja una plantilla y unos recursos con los que mi abuela tendría un equipo campeón (vamos, que con buena picha bien se jode), y cuya concepción del fútbol se basa en cosas como que es un entrenador ganador (como si el resto no lo fueran), que importa más el físico, la recuperación, ser fuerte y duro, rápido en los desplazamientos...Chorradas. El que ha jugado alguna vez al fútbol sabe que cuanto más se toca el balón y más se tiene, el rival lo pasa peor, y para eso no hacen falta Khediras ni Lassanas Diarras, sino gente que acompañe a Xabi Alonso que sepa lo que es un balón de fútbol (Özil podría ser la punta del rombo con 4 mediocampistas, pero hace falta alguno más) como Silva, Mata, Cazorla...Vaya, si son todos españoles, como si fuéramos campeones de Europa y del Mundo...Cuando el Barça no tiene el balón lo pasa mal, como todos los equipos del mundo desde que el fútbol es fútbol, sé que es difícil quitárselo, pero al menos eso sí lo ha hecho el Madrid últimamente, pero si tienes el balón y vas ganando (como ayer en la primera parte), lo mejor que puedes hacer es seguir teniéndola y aumentarán las posibilidades de que cometan un error y puedas marcar. Por eso creo que el Madrid ayer jugó mal y le regaló el partido una vez más al Barça, cuyo entrenador sí que sabe de qué va esto (además de tener grandes jugadores). Mi padre recuerda que mi abuelo le decía que era casi imposible que un entrenador mejorara a un equipo, pero que era relativamente sencillo hacerlos peores, pues Mourinho cuando ve al Barcelona enfrente, nos hace peores. Eso sí, al menos esta vez no la ha montado con violencia verbal, no ha agredido a nadie y, esto no lo sé seguro, no ha lanzado ninguna acusación de conspiración judeomasónica-arbitral para justificar nuestra derrota...El que no se consuela es porque no quiere.

Ya que están aquí y parece que nos los vamos a quedar, no estaría mal que aprendieran algo, ¿no?

sábado, 10 de diciembre de 2011

"Colgado de la Luna" de Ariel Rot

Soy bastante aficionado a la música de Ariel Rot, sobre todo desde que descubrí a Los Rodríguez y comencé a seguir la trayectoría tanto de él como de Andrés Calamaro, incluso adquiriendo sus trabajos anteriores al periodo como Los Rodríguez, es decir, también tengo discos de Tequila (por Rot) y de Los Abuelos de la Nada (por Calamaro). Me gusta el pop-rock en castellano que hacían esos grupos y en particular siempre me han gustado algunas canciones compuestas por Rot para esos grupos (también en solitario), aunque lo que más me ha gustado de él es cómo toca la guitarra, es un espectáculo verlo en directo.


Hoy hace un año, fui (invitado por V., desde aquí reitero mi agradecimiento, fue un detallazo) a un concierto de Ariel Rot en la sala nosequé del Parque del Retiro. Estuvo genial, duro mucho más de lo que pensábamos y pasamos un rato excelente. Por eso me he acordado y quiero poner precisamente una canción que no sonó aquel día, pero que es mi favorita de Ariel Rot, se trata de "Colgado de la Luna". Me gusta muchísimo principalmente por dos razones, en primer lugar porque la melodía es genial (es de esas que te quedas luego tarareando) y porque la letra mola un montón ("sólo hay una condición, hay que saber bajarse en la penúltima estación"). Entiendo que para gustos los colores pero a mí Ariel Rot me gusta mucho (no tanto como Los Rodríguez pero verle tocar la guitarra merece la pena la entrada de cualquier concierto suyo) y esta canción para mí es simplemente genial. Como de costumbre pongo un par de vídeos y luego la letra de la canción. A disfrutarla.




No creo que haga falta una razón
si nadie va a pedir ninguna explicación
si sabes que no puedes resistir,
quizá es la ocasión para dejarse ir.
Que pase lo que tenga que pasar,
la sangre llega al río pero el río lleva al mar,
compruebo en los bolsillos para ver
si tengo todo lo que tengo que tener.

Hay veces que te dejas arrastrar, por la corriente sur, prefieres no pensar.
Una carcajada y te vas
viajando sin saber con quién te encontrarás.
Sólo hay una condición,
hay que saber bajarse en la penúltima estación
hay quien se ha descuidado y ahora está
colgado de la luna y ya no volverá.

Dónde te has perdido
dónde te has quedado
en qué mundo estas
dime si ha dolido
si no sientes nada
sigue un poco más.

Mejor no me preguntes que pasó
yo mismo no lo sé si el fuego me quemó
mejor pregúntame si ya volví
con quién me tropecé, qué trucos aprendí.
Sólo hay una condición,
hay que saber bajarse en la penúltima estación
hay quien se ha descuidado y ahora está
colgado de la luna y ya no volverá.

Hay quien se ha descuidado y ahora está
colgado de la luna y ya no volverá.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Operadoras (in)móviles - 4ª parte

Pues ya estoy aquí otra vez con un nuevo episodio relacionado con mi amiga Robafone. Creo recordar que el dicho popular proclama que "no hay dos sin tres", pero tengo la sensación de que en este caso que me atañe con las operadoras timofónicas, quizá la sabiduría popular se haya quedado corta y debiera rehacerse con un cambio de números más adecuado, como por ejemplo "no hay siete sin ocho", ya que visto lo visto preveo que mis llamadas al 123 van a ser frecuentes en cuanto llegue la factura cada mes.

El caso es que en esta ocasión, valiéndome de la experiencia acumulada estos meses de luchas contra las operadoras (Timofónica me ganó la batalla pero ahora parece que le estoy ganando a Garrafone), como ya comenté en los posts previos a éste, al llegar el inicio de este mes me dirigí a Mi Robafone para ver qué era lo que pretendían cobrarme por los servicios del mes anterior y comprobar que me habían hecho el 50% de descuento que me prometieron. Evidentemente la habían cagado de nuevo.

Resulta que en esta ocasión tampoco me habían hecho el descuento del 50% que me tenían que hacer para compensarme las tropelías que me causaron cuando hice la portabilidad. Asi que, igual que había hecho el mes anterior, llamé al 123 para que me lo solucionaran. Me atendió una chica que me dio la razón y al explicarle que ya era el segundo mes seguido que pasaba, me dijo que la semana siguiente me harían un abono con respecto a lo que me habían cobrado de más, y que me pasaba con otra compañera que me solucionaría el problema del sistema por el cual no se me computaba correctamente el descuento del 50%.

La chica que me atendió de sistemas me dijo que había un problema de nosequé códigos que hacía que no quedara clara la junta de la trocola y blablabla. En resumen, que me tenía que desactivar el contrato y el código de la oferta del descuento, y luego volverlos a activar para que de ahora en adelante tuvieran el mismo código y se registrara correctamente el descuento. La única pega (según ella) era que en vez de terminarse la promoción del descuento el 30 de septiembre de 2012, se acabaría el 30 de noviembre...Acojonante, ¿a qué sí? Encima me preguntó que si eso era un problema (casi me caigo de culo de la risa, la verdad).

Sin embargo, al comprobar que no me han ingresado la pasta que corresponde al descuento que no me han hecho de la última factura, hoy mismo he llamado al ya mítico 123, y la tía que me ha atendido me ha dicho que el abono estaba hecho a fecha 3-12-2011 (un día después de llamar por la protesta) y como le he dicho que no me han ingresado nada, me ha contado la milonga de que me lo descontarían en la próxima factura. Puf, con la credibilidad que tiene esta gentuza como para creérselo. Lo que voy a hacer va a ser llamar esta tarde otra vez y el lunes de nuevo (en caso de que no me hayan hecho ningún ingreso), a ver si me dan la misma respuesta que la tipa poco creíble de esta mañana.

Seguiré informando...Seguro.
 
Ahora estoy como Benigni en la foto, expectante

jueves, 8 de diciembre de 2011

La semana de cuatro días

Hace unas semanas, en un descanso en el trabajo, mis compis y yo discutíamos sobre cómo había caído este año el puente de la Constitución en el que nos encontramos. Éramos tres los que estábamos hablando y cada uno tenía una opinión diferente. Partiendo de la base de que los tres íbamos a trabajar los días laborables del puente, la pregunta era cómo creíamos que caía mejor en esa situación de tener que ir a trabajar pasara lo que pasara. Mi compi D. pasaba 100 pueblos de cuándo cayeran las fiestas, simplemente le parece bien que las hubiera, mientras que la verdadera discusión estaba entre mi compi A. que defendía enconadamente que lo mejor era que las fiestas fueran lunes y miércoles (o en su defecto miércoles y viernes) y yo que me postulaba justo en lo contrarío (martes y jueves), como sucede este año y que, bajo mi punto de vista, te permite que la semana tenga "tres viernes" y "tres domingos", te dé tiempo a descansar y hacer lo que te apetezca, y la parte del trabajo te resulte más leve. Como era de esperar, no convencimos a nadie y nuestras opiniones se mantuvieron como al principio.


El caso es que la historia del puente me hizo recordar una idea chorra que se me ocurrió hace tiempo en relación con la semana laboral. Se trata de la semana de 4 días, en la que se trabaja 3 días y se descansa 1. Evidentemente, no le di más vueltas a la idea que la del planteamiento de pasar de semanas de 7 días (en los que 5 son laborables) a semanas de 4, no pensé en las horas de trabajo, ni en días de vacaciones, ni mucho menos en la posibilidad de jornadas reducidas el día previo al día de descanso. Como es lógico, ya que nos ponemos, todas esas cosas, puesto que se trata de una idea imposible de realizar, serían fantásticas: jornada de 8 horas (por ejemplo de 9 a 18 con una hora para comer) con posibilidad de que fuera intensiva (de 8 a 15, por ejemplo) y con jornada reducida el "triernes" (tercer día laborable), eso sí, el número y el día de los festivos (Navidad, Semana Santa y demás) y la cantidad de días de vacaciones serían los mismos pero existiría un pequeño truco, que comento a continuación.

El truco en sí es que, pasando de la semana de 7 días a la de 4 con las condiciones que expongo, los días laborables serían menos. Parece una tontería pero estoy convencido de que con ese argumento más de uno y más de dos aceptarían la semana de 4 días sin pensárselo dos veces. La idea se me ocurrió cuando, pensando en el número de días laborables, me acordé de cuando negociaba la paga que me daban mis padres. Mi padre pretendía darnos a mi hermana y a mí una asignación mensual, pero haciendo unos sencillos cálculos llegué a la conclusión de que si la paga era semanal, en conjunto recibíamos más dinero. Será una tontería, pero para un chaval 5 € arriba o abajo sí son importantes. Así que al pensar en cómo disminuir el número de días laborables, extrapolé la idea de la paga y se me ocurrió lo de la semana de 4 días. No sé qué pensará el que lea estas chorradas, pero tanto si le parece bien como si le parece una completa estupidez, se agradecen comentarios.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Pepu, tengo miedo...

Pues sí Pepu, como dice el título de la entrada, tengo miedo.

Tengo miedo porque ayer estuve en el Palacio de los Deportes y presencié otra derrota del Estu, esta vez contra el Unicaja de Málaga (con arbitraje decantado del lado del rico pero justa).

Tengo miedo porque esa derrota es la cuarta seguida (dos en casa y dos fuera) y la séptima en total de diez partidos jugados.

Tengo miedo porque los foráneos que hemos fichado (no cuento a los formados en las categorías inferiores del club) son mediocres tirando a malos con ganas: Simmons es un pívot blandito que se suponía que era intimidador (por el físico y los tapones) y reboteador (debió serlo sólo la temporada pasada en el equipo griego del que proviene), al que como alejes medio metro del aro tiene un porcentaje de acierto como el mío, y además tiene las manos que parecen de mantequilla (agarra correctamente un balón de cada tres); el dominicano Flores es un escolta que no es anotador (justo lo contrario de lo que necesitamos) y que se presuponía que iba a ayudar en la dirección de juego (debe ser el escolta titular con menos asistencias dadas de toda la liga) y no a chuparse todas las bolas del mundo haciendo entradas a canasta con resultado bastante mediocre y sin tirar de 3 (que es lo que necesitamos para crear más espacios), además de que defiende como lo hacía Loncar en su última temporada en el Estu, con la mirada; Wright (Antonio para la (D)emencia) venía para ser la estrella del equipo y se ha quedado en estrellado, porque en sólo 10 partidos ha conseguido el récord de valoración negativa en un partido de toda la Historia de la liga, unos porcentajes de tiro ridículos, tirarse los primeros 5 partidos sin coger un rebote (jugando 30 minutos por choque), saltarse los sistemas del equipo cuando se inician las remontadas sin conseguir resultados positivos...Un fiasco de fichajes, vamos.

Tengo miedo porque pensaba que contigo en el banquillo gente de la casa como Clark, Driesen o Edu Martínez, tendrían más oportunidades y con su crecimiento como jugadores, el equipo podría dar pasos adelante no sólo este año sino los siguientes también.

Tengo miedo porque estamos "pelaos" de pasta en una época económica jodida jodida, con lo que fichar a alguien que sustituya a los maulas de los que he hablado antes y que nos vaya a salvar la vida es una quimera o un milagro de película.

Tengo miedo porque según pasan las jornadas son cada vez más las voces que oigo que dicen que se va acercando la hora de sacar las camisetas del "Que no bajamos" del baúl de los recuerdos.

Pepu con dos de los fichajes (sin) estrella de este año, Wright y Simmons (falta el dominicano Flores)

Pero (y esta es la razón de los puntos suspensivos del título del post), querido Pepu, también hay cosas que no me dan miedo, que merecen confianza y que todavía me hacen pensar que la cosa no está perdida del todo.

No tengo miedo porque creo que tenemos algunos buenos jugadores, sobre todo los veteranos (Germán Gabriel y Carlos Jiménez) que tendrían sitio en muchos equipos por cómo están jugando.

No tengo miedo porque he visto que Jayson Granger ha dado un paso adelante y creo que cada año va progresando aunque no vaya a ser un crack mundial, y además le has dado confianza a Jaime, aunque sea un pipiolo, y creo que eso es una buena noticia.

No tengo miedo porque se ha hecho un buen fichaje con la temporada empezada (normalmente el Estu no hace grandes fichajes así, no nos vamos a engañar), Rodrigo De la Fuente, que es un tío comprometido con el club (fue canterano en su momento) y que, al menos en los dos partidos que ha jugado, aporta un montón de cosas que los foráneos no aportaban (defensa, intensidad, circulación de la bola, compromiso, etc.).

No tengo miedo pese a que el próximo rival sea el Madrid de baloncesto, no sería la primera vez que estando como el culo les damos para el pelo, y además se acaban de marchar Rodolfo y Chewbacca de vuelta para la NBA, así que lo mismo vienen despistados y nos aprovechamos para demostrar que somos el primer equipo de Madrid.

No tengo miedo porque sé que detrás del equipo está la mejor afición de España (no digo del Mundo porque nunca se está seguro del todo, jejeje), que es incapaz de permitir que el equipo baje los brazos y que cuando la cosa esté igualada, seguro que mete los puntos que sean necesarios.

No tengo miedo porque seguro que la mala racha se va, como dice la (D)emencia: "derrota tras derrota hasta la victoria final".

Y, finalmente, no tengo miedo porque tengo fe en ti Pepu, porque otros olvidarán pero yo no, porque yo recuerdo haber visto con mis propios ojos la época más gloriosa del club (o de las más gloriosas) contigo como entrenador ganando una Copa del Rey y llegando a una final ACB (con Brewer y Patterson de extrnjeros, ahí es nada) entre otras cosas, o porque fuiste tú el que cogió a esos chavales que prometían mucho y nos hiciste campeón del mundo de baloncesto a todos los españoles. 

Tengo miedo, Pepu, pero a la vez no lo tengo, así que te agradecería que me quitaras el miedo a mí y al resto de aficionados estudiantiles lo antes posible, y si es con una victoria el domingo que viene ("Así, así ganamos al Madrid"), mejor que mejor.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Los camareros tienen poder: "Trainspotting" de Irvine Welsh

Irvine Welsh es uno de mis escritores favoritos, me he leído todo lo que ha publicado en castellano (básicamente porque no escribe en inglés puro y duro, sino en la transcripción fonética de la pronunciación escocesa del inglés, lo que resulta francamente ininteligible para el que no es nativo) desde que mi amigo P. me prestó "Trainspotting" (en una edición del Círculo de Lectores). Es extraño porque me acuerdo de la situación del préstamo, de hecho no fue tal, sino un intercambio de libros en el que yo le dejé a él "La naranja mecánica" de Anthony Burgess, y lo que resulta más curioso aún es que se trate de dos obras que se llevaron al cine con tanto éxito, que eclipsaron la existencia misma de las novelas en sí. El libro me encantó, me pareció agil, fresco, muy divertido y tremendamente original (gracias desde aquí a Federico Corriente, el traductor de Welsh, que lo hace de puta madre), tanto que hizo que me convirtiera en fan total de las obras de Welsh (de las que, aparte de "Trainspotting", recomiendo encarecidamente "Cola", un novelón como la copa de un pino) además de provocar que me haya leído el libro más de una vez, lo que es una cosa rara, porque que recuerde ahora mismo, aparte de "Trainspotting", sólo he leído más de una vez "Fiebre en las gradas" del gran Nick Hornby (en español y en inglés) y "El Principito" de Antoine de Saint-Exupéry (en español e italiano).


La portada del libro justo de la edición que leí yo

El caso es que estaba revisando documentos en el ordenador y me he encontrado con un extracto de la novela de una de las historias que la componen y que no sale en la película (de hecho en la peli no salen un montón de cosas que sí aparecen en el libro). Se trata de una historia que recuerdo cada vez que veo a alguien tratar con displicencia o falta de respeto a un camarero o a alguien que le esté sirviendo comida o bebida. Cualquiera que lo lea se pensara dos veces no ser respetuoso o educado la próxima vez que esté delante de un camarero o de una camarera (como es el caso en el libro). Ahí va:


"Entran cuatro tíos en el restaurante, evidentemente borrachos. De locura. Uno me resulta vagamente familiar. Creo que puede que le haya visto por la universidad.
- ¿Qué quieren tomar?, pregunta Andy.
- Un par de botellas de tu mejor pis...y una mesa para cuatro, dice balbuceando. Me doy cuenta de que son ingleses de clase media o media alta.
Uno dice: - ¿Como se llama a una chica guapa en Escocia?
Otro salta: - ¡Turista! Hablan muy alto. Capullos descarados.
Entonces dice uno, señalando hacia donde estoy yo: - No estoy tan seguro. A ésa no lo echaba yo de la cama-.
Gilipollas. Jodido imbécil gilipollas.

Estoy hirviendo por dentro, intentando hacer como que no he oído ese comentario. No puedo permitirme el lujo de perder este empleo. Necesito el dinero. Si no hay pasta, no hay uni, no hay licenciatura. Quiero esa licenciatura. De verdad, la quiero más que nada.

Mientras estudian el menú, uno de los tíos, un gilipollas flacucho de pelo oscuro con un flequillo largo, me sonríe lujuriosamente. - ¿Va todo bien, cariño?, dice, en un falso acento cockney. Es algo vistoso que los ricos lo hagan en ocasiones, eso tengo entendido.
Dios, cómo quiero decirle al imbécil que se vaya a tomar por culo. No necesito esta mierda...Sí la necesito.

¡Dame una sonrisa, guapa!, dice un tío más gordo entrometiéndose con una voz atronadora. La voz de la riqueza arrogante e ignorante o contaminada por la sensibilidad o el intelecto. Intento sonreír de forma condescendiente, pero mis músculos faciales están congelados. Y gracias al copón.


Tomar el encargo es una pesadilla. Están inmersos en conversaciones sobre carreras; bolsa, las relaciones públicas y el derecho mercantil parecen ser las más populares, entre los intentos de mostrarse sutilmente condescendientes y humillantes hacia mí. El imbécil flacucho no duda en preguntarme a qué hora termino y yo le ignoro, mientras los demás hacen ruidos animales y tocan un redoble en la mesa. Termino el pedido, sintiéndome rota y degradada, y enfilo a la cocina.

Verdaderamente tiemblo de rabia preguntándome cuánto tiempo podré controlar ésto y deseando que Louise o Maria estuviesen aquí esta noche para tener otra mujer con quien hablar.

- ¿No puedes sacar de aquí a estos jodidos imbéciles?, le salto a Graham.

- Así es el negocio. El cliente siempre tiene razón, aunque sea un jodido soplapollas.

Me acuerdo de cuando Mark me contó lo de la vez que trabajó en el Show del Caballo del Año, en Wembley, dedicándose al servicio de cocina con Sick Boy, un verano, hace años. Siempre decía que los camareros tiene el poder; nunca te pongas a enredar con un camarero. Tiene razón, por supuesto. Ahora es el momento de utilizar ese poder.


Estoy justamente en medio de una fuerte regla y me siento derrengada y agotada. Voy al retrete y me cambio de tampón, envolviendo el usado, que está empapado de flujo, en el papel de váter.

Un par de estos ricos hijos de puta imperialistas han pedido sopa; nuestra popular sopa de tomate y naranja.
Mientras Graham está ocupado preparando los platos principales, cojo el tampón ensangrentado y lo sumerjo, como si fuera una bolsa de té, en el primer plato de sopa. A continuación, escurro su mugriento contenido con un tenedor. Un par de filamentos de negra mucosa uterina flotan en la sopa antes de ser disueltos removiendo vigorosamente.
Pongo en la mesa los dos entrantes de paté y las dos sopas, asegurándome de que el desgraciado flacucho y engominado recibe la especial. Uno de los comensales, un tío de barba marrón y dientes salidos fenomenalmente feos, está contando en la mesa, de nuevo en voz muy alta, lo terrible que es Hawai.
- Demasiado puñeteramente caluroso. No es que me importe el calor, es sólo que no es como el rico e intenso calor del sur de California. Ese sito es tan puñeteramente húmedo, que no haces más que sudar como un cerdo todo el rato. Además, la chusma campesina le acosa a uno continuamente intentando venderle todas su ridículas chucherías -
¡Más vino!, retumba petulantemente el gordo gilipollas del pelo claro.

Vuelvo al servicio y lleno una salsera con mi orina. La cistitis es un problema para mí, en particular durante la regla. Mi pis tiene ese aspecto opaco que se da en una infección del tracto urinario.

Diluyo la garrafa de vino con mi pis; parece un poco opaco, pero están tan colocados que no lo notarán. Echo un cuarto de vino por el lavabo, rellenado la garrafa con mi pis de resistance.
Vierto un poco más de mi pis sobre el pescado. Es del mismo color y consistencia que las salsas
en que está marinado. ¡De Locura!
Estos gilipollas se lo comen y beben todo sin darse cuenta siquiera.

Es difícil cagar sobre una hoja de periódico en el retrete; el cagadero es pequeño y es difícil ponerse en cuclillas. Logro un pequeño zurullo más bien líquido, que llevo a la cocina y mezclo con un poco de nata en la batidora, y combino la guarrada resultante con la salsa de chocolate que está calentándose en un cazo. Lo vierto sobre los profiteroles. Está para comérselo. ¡Qué pasada!


Me siento cargada de un gran poder, y hasta disfruto de los insultos. Es mucho más fácil seguir sonriendo ahora. El gordo hijo de puta ha sacado la pajita más corta, sin embargo; su helado está sazonado con restos molidos de matarratas. Espero no causar a Graham problemas. Espero que no cierren el restaurante."

jueves, 1 de diciembre de 2011

Life's Too Short


Hace unos días me encontré en Asesino en serie, uno de los blogs de series que sigo, perteneciente al diario El Mundo y que tampoco es una maravilla pero tiene información decente de vez en cuando, una entrada llamada ¡Enano despreciable! (sí, el título deja mucho que desear en lo que respecta al buen gusto, el tipo que lo escribe es uno de esos con traumas infantiles que arrastrará siempre y que no se esfuerza en ocultar) y en el que se hablaba de "Life's Too Short", la nueva serie del irreverente Ricky Gervais, al que acompaña una vez más su compañero de fatigas Stephen Merchant, pero en la que cede el protagonismo a Warwick Davis. La gente dirá, ¿quién coño es Warwick Davis? Pues Willow, Wicket (uno de los ewoks de "El retorno del Jedi") o el profesor nosequé de Harry Potter. Sí amigos, un enano.

Stephen Merchant, Warwick Davis y Ricky Gervais

El amiguete Gervais ya es famoso por su irreverencia y sus salidas de tono (como cuando presentó los Globos de Oro el año pasado y no dejó títere con cabeza), y también por su éxito en comedias creadas por él mismo y en las que su peculiar sentido del humor brilla con fuerza. Son famosas sus (las creó, las escribió y las protagonizó) series The Office y Extras (de la primera sacaron un remake en EE.UU. también con mucho éxito), de las cuales yo he visto la segunda, y me encantó por el humor patético que desbordaban sus personajes. Gervais es, como Delibes o Steinbeck en la literatura, un narrador de la miseria humana, pero al contrario que esos escritores, usando el humor como vehículo de la historia, lo que probablemente le permite expresar mayores barrabasadas.

Warwick Davis en la serie junto a Johnny Depp

En "Life's too short" la idea no viene directamente de la retorcida cabeza de Gervais o de su habitual compinche, Stephen Merchant, es el propio Warwick Davis el que se dirigió a ellos para llevarla a cabo. El resumen de la trama sería algo así como la realización de un documental sobre el propio Davis (evidentemente más falso que Judas, lo que los yanquis llaman un mockumentary) que le sirva para hacerse publicidad y conseguir más papeles. Si alguien ha visto "¿Qué fue de Jorge Sanz?", es una cosa parecida, ya que en ella se retrataba una versión ficticia del actor que resultaba cómica por las situaciones patéticas y humillantes que le sucedían a Jorge Sanz. En "Life's too short", Gervais y Davis van más allá, si alguien piensa en la situación más bochornosa que le haya pasado en la vida, es imposible que se acerque a las putadas que le pasan al que fuera Willow (con éste me pasa como con Frodo, siempre será Willow por muchas cosas que haga). Yo he visto los tres primeros capítulos y hay veces que consiguen que te rías tanto como para caerte al suelo, y en otras consiguen que pases una vergüenza ajena impresionante, sobre todo en las situaciones en las que actores y actrices famosos hacen cameos (como pasaba en Extras), caso de Liam Neeson o Johnny Depp. A mí por ahora me parece altamente recomendable, sobre todo para aquellos a los que les guste el humor gamberrete y un poco pasado de vueltas. A continuación pongo un tráiler, para ver si se anima más gente a descargársela y verla (no lo había dicho pero evidentemente así la he visto yo).